MI HISTORIA

cómo descubrí mi propósito

YO PUEDO SER "EXPERTO" EN NUTRICIÓN O ENTRENAMIENTO, PERO EL ÚNICO EXPERTO EN TU PROPIA VIDA ERES TÚ

Mi nombre es Carlos Daza y puede que me conozcas por mi podcast, donde hay cientos de episodios en los que entrevisto a los mayores expertos en nutrición, ejercicio físico, psicología y salud en general; por mi cuenta de instagram; o por mi canal de YouTube, donde llevo años ofreciendo contenido y transmitiendo mi mensaje.

Cuando era pequeño pensaba que todo en la vida me iba a resultar bastante fácil. Nunca tuve problemas para los estudios, así que tenía contentos a mis padres sin mucho problema. El fútbol también se me daba medianamente bien, y no me costó demasiado hacerme popular entre los demás niños. Además, pasaba tantas horas jugando que, a pesar de llevar una mala alimentación era capaz de verme los abdominales desde que era un niño.

Pero llegó un momento en el que todo esto cambió. Durante mi adolescencia no tuve mucho éxito con las chicas, y además cambié totalmente de hábitos: cuando antes estaba jugando a fútbol ahora estaba sentado tocando la guitarra, y los fines de semana los dedicaba a comer pizzas y hamburguesas sin ningún remordimiento. Si de pequeño yo me había sentido seguro porque tenía la validación de los demás, en ese momento comenzó a desvanecerse todo. Empecé a notar mis inseguridades (aunque probablemente llevasen ahí toda mi vida).

Creo que en mi vida hay muchos errores que me han hecho crecer, por eso ahora no tengo miedo a equivocarme.

Uno de los momentos clave ocurrió cuando tenía unos 18 años. Era mi graduación, para entrar en la Universidad, y un mes antes fui a comprar un traje para el evento. Me compré un traje a medida que me quedaba como un guante, pero cuando llegó el día del evento, el traje se me había quedado pequeño. Al principio no le dí mucha importancia, pero fue el primer momento en el que empecé a pensar que debía cambiar de hábitos. Unos meses más tarde pisé por primera vez un gimnasio. Al principio no me lo tomé muy en serio, pero tuve muy buenos resultados (cosa que es normal cuando pasas de no hacer nada a hacer algo). 

De cualquier forma, pronto noté que me estanqué. Pasaron varios años y mi cuerpo no cambiaba, así que pensé que era necesario mejorar mi alimentación. Empecé a buscar información en Internet y di con una “dieta de definición”. En ese momento pensaba que, si me veía los abdominales, los demás lo reconocerían, me sentiría atractivo frente a las chicas y mis inseguridades desaparecerían, así que me puse manos a la obra. La primera semana con la dieta fue espectacular, había perdido varios kilos de grasa y me veía mucho mejor en el espejo. La segunda semana seguía progresando. La tercera empezaba a verme los abdominales…

Pero, lejos de ganar esa seguridad en mi mismo que buscaba, noté que mi calidad de vida estaba empeorando: me ponía de mal humor cuando me ofrecían comida o alguien comía un alimento que no entraba en mi dieta delante mía, estaba comenzando a aislarme de mis amigos (hasta un punto que dejaron de llamarme para salir), me sentía más débil, no dejaba de pensar en comida y no me concentraba en los estudios…. Yo pensaba que estaba haciendo algo bueno para mi salud, y se hace muy duro observar como “cuidarte a tí mismo” te hace perder casi todo lo que te importaba en la vida. Ahí llegué a un punto muy bajo. Mis padres estaban a punto de mandarme al psicólogo para solucionar mi problema.

Así fue como me di cuenta de lo peligroso que es seguir una dieta en un papel sin entender el por qué de esa dieta, sin ser tú el que la ha decidido, sin adaptarla a tu propia vida. Así fue como me di cuenta de lo importante que es empoderarte si de verdad quieres progresar.

Pero no desistí, yo veía alrededor a personas que tenían el cuerpo que yo quería y se les veía felices y enérgicas. Algo estaba haciendo mal y tenía que descubrir el qué. Por suerte, empecé a encontrar información de calidad y a descubrir cómo funciona el cuerpo. Yo estaba estudiando ingeniería, pero poco a poco fui sabiendo más sobre nutrición que sobre ingeniería. Y lo conseguí, conseguí tener un cuerpo suficientemente fuerte y definido sin perder todo lo que tenía.  Pero lo había pasado fatal, y tenía un mensaje que quería compartir: así fue como nació este proyecto.

NO PUEDES TENER SALUD SIN TENER LIBERTAD

Desde entonces no he dejado de aprender y de compartir mi mensaje, llegando a una comunidad de más de 10000 personas y ayudando a gran parte de ellas a mejorar su salud, su estilo de vida y su seguridad en sí mismas. No he parado de formarme en la materia y cada día tengo más ilusión y motivación por transmitir mi mensaje y ayudar a otras personas.

Pero quiero decirte que no es oro todo lo que reluce. Aunque me dí cuenta de que verme los abdominales no me hizo sentirme más seguro de mi mismo, seguí buscando seguridad en otros aspectos superfluos de la vida.

Descubrí mi pasión cuando estaba en tercero de ingeniería (que son 5 años), allá por el 2013, pero en ningún momento se me pasó por la cabeza dejar la ingeniería y dedicarme plenamente a mi nuevo propósito. ¿Cómo iba a acabar Carlos, al que tan bien se le daban los estudios, en un trabajo de tan poco prestigio como la nutrición o el entrenamiento? Yo pensaba que tener dinero, prestigio, y un trabajo respetable me haría sentir seguridad en mi mismo. Tuve que aprobar unas oposiciones y llevar años trabajando de funcionario del estado para asumir que me había equivocado.

Una noche, durante el confinamiento por la COVID-19, mi pareja se levantó de la cama para ir al baño y al volver me vio totalmente despierto. En ese momento le dije: 

– No puedo dormir, estoy teniendo muchísimas ideas

Y ella obviamente respondió:

– Duerme, son las 3 de la mañana

Pero dieron las 4 y seguía despierto, pensando. Luego las 4 y media y la cosa no cambiaba. Dieron las 5 y decidí levantarme para materializar esas ideas: me puse a escribir entrenamientos con el peso corporal e ideas para que la gente pudiese mejorar su alimentación durante la cuarentena. 

Esa situación me hizo reflexionar al día siguiente. Pensé que llevaba años esforzándome como el que más por conseguir algo que no quería conseguir. Ese momento fue duro, fue como llevar toda la vida corriendo una carrera en la que crees que vas el primero y, de repente, mirar hacia atrás a ver cómo de lejos están tus rivales y darte cuenta de que estás corriendo en la dirección equivocada.

Llevaba toda la vida buscando la seguridad fuera, pero la seguridad nace de dentro, el cambio nace de dentro.

PARA CAMBIAR POR FUERA, PRIMERO TIENES QUE CAMBIAR POR DENTRO

Ahora tengo claro mi propósito y soy consciente de que es un camino que durará toda la vida, pero es el camino que quiero recorrer. No voy a dejar de aprender y de enseñarte por el camino, ¿te unes?

PD: aunque haya estudiado Ingeniería no he dejado en ningún momento de formarme cuestiones de salud, y tengo acreditaciones como el título de técnico superior en dietética, aunque lo que más me aporta es mi propia experiencia y mis ganas de aprender.

Gracias por interesarte en conocerme

ÚNETE A LOS HIJOS DEL HIERRO

Y RECIBE VARIOS REGALOS GRATIS EN LOS PRÓXIMOS DÍAS

Entre los regalos recibirás:

  • Clase gratis en diecto
  • Calculadora de dietas
  • Varios ebooks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

APÚNTATE A LA CLASE GRATIS

Y RECIBE UNA CALCULADORA DE DIETAS Y MÁS REGALOS

APÚNTATE A LA CLASE GRATIS